info@b2company.es






        Teatro


teatro


        El teatro para los niños es un complemento necesario para su formación ya que les ayuda a descubrir muchas habilidades que no saben que tienen o a veces lo saben pero les da miedo demostrarlas. Esta actividad les aporta seguridad y motivación personal.

        Es muy bueno que haya niños y niñas de diferentes edades, todos aprenden de los demás sin darse cuenta, los pequeños de los mayores y viceversa. Esto hace que mantengan una relación de amistad muy buena. También las familias se adentran en ese mundo de amistad de sus hijos al participar muchas veces ayudando con los disfraces, decorados…

        A través del juego les guiamos por diferentes situaciones, haciendo que vayan consiguiendo demostrar las distintas emociones. Así puedes ver a un niño llorar, reír, asustarse, enfadarse... sin tener que decirle que lo haga.

        El teatro es una actividad muy completa que potencia muchas aptitudes, favorece el desarrollo psicomotor, emocional, cognitivo y social de los niños, bajo un escenario de juego y diversión.




    ¿A qué edad es bueno empezar?

        Entre los 18 meses y los dos años aparece en el niño el juego simbólico, que permite al pequeño representar situaciones reales o ficticias ayudándole así a comprender el entorno en el que vive, (un niño extiende los brazos y hace como si fuera un súper héroe, una niña con una mantita entre los brazos hace como si acunara a un bebé…).

        El niño aceptará unas reglas que serán un paso importante para el respeto de las normas de la sociedad adulta. Este juego va evolucionando a medida que se desarrolla el lenguaje y el niño crece, dando paso a un juego más complejo donde la relación del niño con sus iguales tomará cada vez más importancia, ayudándole en su desarrollo social. A partir de los 4 años ya entienden que una persona puede representar varios papeles y que cada uno requiere una actitud diferente. Alrededor de los siete años “las reglas” tomarán importancia en el juego, que le permitirán una mayor adaptación social. El niño aceptará unas reglas que serán un paso importante para el respeto de las normas de la sociedad adulta.

        A través del juego el niño descubre el teatro, de una manera natural ensayará diferentes roles, imitará a otros, creará nuevos personajes, representará situaciones de su día a día, imaginará, se expresará, etc.  En el teatro infantil los niños representan una obra donde a un grupo de personajes les van sucediendo cosas. Muchas veces la obra trasmite valores o tiene una moraleja final donde los niños pueden identificarse con los personajes, aprendiendo así de la experiencia de estos.

        Estimular la creatividad y la imaginación, tan importante hoy en día donde la mayoría de juguetes dejan pocas opciones para esto.  A través de las obras que se representan y del trabajo en equipo los niños pueden aprender muchos valores: igualdad, respeto, colaboración, responsabilidad, compromiso, tolerancia…





teatro

actor