info@b2company.es






        Manualidades




manualidad

        Las manualidades son una estupenda actividad para estimular, prevenir y resolver dificultades, permitiendo al niño expresarse y dar rienda suelta a su creatividad a través de una actividad placentera. Sirven para entrenar diferentes áreas cognitivas, permitiendo al niño desarrollar y afianzar sus destrezas, fortalecer su tonicidad muscular y adquirir, por ejemplo en el área motora fina, una mayor soltura de sus deditos y manos.

        El arte es importante para los niños porque les permite hacer elecciones y resolver problemas, lo cual les facilita expresarse mejor. También los ayuda a aprender destrezas sociales y de comunicación.  Además, es la herramienta perfecta para compartir ideas y aprender nuevas maneras de hacer cosas para otros.

        Las artes manuales, por ejemplo, favorecen el pensamiento abstracto. Los pequeños, al ver abstracciones creadas por color, líneas y uso del espacio, adquieren el sentido para resolver problemas espaciales y otros que encontrarán en el lenguaje y las matemáticas.

        Con el arte, los pequeños tienen la posibilidad de expresar lo que sienten y desarrollarán, por ejemplo, el sentido del tacto al palpar diferentes texturas. Las manualidades también los preparan para la escritura o la pre-escritura, favorece su creatividad, la noción de compartir, el sentido del ahorro y el respeto por el compañero que está al lado.


        

        Pintura al óleo, sobre madera, vinilo, entre otras. Favorece el desarrollo de la motricidad fina, la imaginación –cuando el niño realiza creaciones innovadoras– y la visión espacial. En los primeros años de vida  (de 1 a 4 años), se recomienda trabajar en espacios gráficos amplios (papel kraft pegado en la pared o en el piso) con la mano o pincel grueso, moviendo el hombro y el codo antes que la muñeca y los dedos. De los 4 años en adelante, el trabajo puede ser en hoja tamaño oficio o carta o sobre el material que se quiera decorar (madera, lienzo).



pincel oleo



barro




Plastilina, arcilla, porcelanicrom.

        Moldear estos materiales involucra aspectos como la capacidad de concentración y fijarse metas a corto y a largo plazo. Los niños aprenden más fácilmente y esta actividad los tranquiliza en momentos de mucho estrés o que les exige estar alertas. La imaginación es la mejor aliada para darle formas infinitas a estos materiales en el momento de manipularlos.